Los terrores nocturnos: síntomas, causas y posibles tratamientos

¿Qué son los terrores nocturnos?

Los terrores nocturnos son episodios del sueño en los que se sufren experiencias de terror. Quienes los sufren, suelen chillar y gritar, a veces con sus miembros momentáneamente paralizados. Estos desórdenes del sueño suelen estar asociados al sonambulismo.

Los terrores nocturnos son más comunes en los niños, aunque los adultos también pueden sufrirlos. Un ataque normalmente dura entre 30 segundos y tres minutos, aunque puede ser sustancialmente más largo.

Paranormal_Activity-xlarge

 

Los terrores nocturnos son desagradables para todos los implicados, aunque en general, no son un motivo para acudir al médico.

 A partir de varios estudios realizados sobre las parasomnias, se puede estimar que unos 7 millones de personas en Estados Unidos, habrán experimentado terrores nocturnos en algún momento de sus vidas.

 

Los terrores nocturnos son más comunes de lo que pensamos.

Los terrores nocturnos son más comunes de lo que pensamos.

 

Síntomas de los terrores nocturnos

 Los terrores nocturnos son diferentes de las pesadillas. En una pesadilla, el soñador puede despertarse, pero durante los terrores nocturnos, normalmente continúa durmiendo.

Esto es debido probablemente a la fase del sueño en la que ocurre. Las pesadillas suelen ocurrir durante la fase REM, hacia el final de la noche, mientras que los terrores ocurren en el primer tercio de la noche, durante el sueño profundo o de ondas cortas.

 

scene-from-a-nightmare-on-001-the-real-life-inspiration-behind-these-scary-movie-icons-might-make-it-hard-to-fall-asleep-tonight-jpeg-125548

 

 

Los síntomas suelen ser los siguientes:

terror1

 

-Dar gritos y chillidos

-Sentarse en la cama o experimentar sonambulismo

-Movimientos intensos de los miembros del cuerpo

-Respiración intensa, pulso acelerado y sudoración

-Pupilas dilatadas y tono muscular elevado

-Dificultad para salir del sueño

-Confusión al ser despertado

-Ojos abiertos como despierto pero sin responder a los estímulos

-Comportamiento agresivo (más común en adultos)

-Amnesia (a veces parcial) de lo ocurrido

 

Night-Terrors-film-images-bb88ec15-aab1-45da-bcae-e49d7bd3ae7

 

Causas de los terrores nocturnos

 Puede haber varias causas potenciales o factores que contribuyan a los terrores nocturnos. Algunos de los más comunes son:

-Fiebre (sobre todo en niños)

-Estrés

-Deprivación del sueño

-Luz o ruido

-vejiga urinaria muy llena

-Pasar la noche en un sitio no familiar

-Componente genético

tumblr_mxz7bwOpHH1reytcco2_500

Los terrores nocturnos son muy comunes en los niños.

 

Adicionalmente, los terrores nocturnos están habitualmente asociados con otras condiciones subyacentes tales como problemas respiratorios durante el sueño (como apnea), migrañas, síndrome de las piernas inquietas y consumo de ciertos medicamentos.

Hay numerosas investigaciones actuales sobre las parasomnias, que tratan de profundizar en el conocimiento de estos desórdenes.

Los siguientes factores pueden jugar un papel en los terrores nocturnos sufridos por algunas personas.

 

Relación con el sonambulismo

 Los terrores nocturnos y el sonambulismo a menudo van de la mano. Ambos fenómenos ocurren durante el sueño de ondas cortas en la primera etapa de la noche.

Algunos investigadores piensan que quienes presentan sonambulismo o terrores nocturnos pueden tener una dificultad inherente en mantener el sueño de ondas cortas, de modo que son susceptibles a sufrir activaciones cerebrales rápidas en las que pueden tener lugar las parasomnias.

 

Sleep-Walking-Pic

 

 

Disfunción talámica

 Sólo en algunos casos puede ser un factor significativo la existencia de una lesión cerebral en la causa de este desorden. Se piensa que el Tálamo juega un papel esencial en el mantenimiento de los ciclos sueño-vigilia. También actúa como un filtro de las señales que nos llegan del exterior. Mientras dormimos el tálamo envía menos información que durante la vigila a las otras estructuras cerebrales.

 

Factores Genéticos

En un estudio que investigaba las parasomnias en familiares se encontró que el 80 % de los sonámbulos y el 96 % de los que sufrían terrores nocturnos tenían al menos un familiar cercano afectado por terrores nocturnos, sonambulismo o por ambas cosas.

Otra investigación que analizaba los casos de gemelos mono y dicigóticos también apuntaba significativamente a la heredabilidad de los terrores nocturnos: cuando uno de los dos hermanos s sufre terrores nocturnos, la probabilidad de que el otro también los sufra es mucho mayor si son gemelos que si se trata de mellizos.

 

sleepw

 

Tratamientos

No es muy común la necesidad de medicar para tratar los terrores nocturnos. Un gran porcentaje de personas los sufre durante su infancia, e incluso hay hipótesis que apuntan a que son consecuencia del desarrollo del sistema nervioso del niño.

Si los episodios causan mucha perturbación en el ambiente familiar, o las consecuencias son importantes en el funcionamiento diurno, se pueden tratar de diferentes formas como mejorando las condiciones del sueño si se piensa que el poco tiempo de sueño es un factor causal o actuando sobre el estrés si éste se percibe como posible causa del trastorno.

 

Intervenciones sencillas

 Si tú o tu hijo padecen terrores nocturnos, hay varias intervenciones sencillas que puedes intentar para minimizar sus efectos:

-Hacer el entorno de sueño más seguro: cierra todas las puertas y ventanas por la noche. Retira los objetos peligrosos y frágiles.

-Identifica posibles factores de estrés y trata de minimizarlos. Es posible que en algunos casos sea útil pedir ayuda a un profesional.

-Aumenta el tiempo de sueño: la deprivación del sueño puede ser un factor, así que puedes intentar irte antes a la cama o añadir una siesta al tiempo diario de sueño. Una rutina con efectos relajantes antes de acostarte, como un baño caliente o una lectura ligera, podría ayudar.

-Busca posibles patrones causales: mantener un registro diario de la calidad del sueño, apuntando la hora aproximada de ocurrencia puede ser útil. Si ocurren regularmente a una determinada hora, trata de levantarte 15 minutos antes del momento de ocurrencia habitual, mantente levantado durante 5 minutos y vuelve a acostarte al cabo de ese tiempo. Si es tu hijo el que sufre los episodios, tendrás que seguir este mismo procedimiento, que aunque es difícil de llevar a cabo, suele dar muy buenos resultados.

Y si me despiertas una vez que el episodio ya ha comenzado, por favor, hazlo suavemente.

0 Comentarios

Añade un comentario